Month: December 2019

Mesas y 15-M: una propuesta de acción

El movimiento DRY-15M está desbordando a todos los actores. Al mismo tiempo está creando un campo político y social en que coexisten muchos actores. Varios de ellos tienen objetivos semejantes o que pueden llegar a converger en un futuro más o menos inmediato. Otros, sin embargo, tienen objetivos o “rumbos” que, partiendo de planteamiento hoy comunes (oposición al turnismo político y la corrupción, oposición a los banqueros etc.) pueden evolucionar hacia objetivos opuestos. Esto no es nuevo. Así, la Tea Party norteamericana surgió de la rabia justificada contra el rescate de Wall Street con dinero público. Sin embargo, la ausencia de organizaciones de izquierda en el panorama político norteamericano provocó que esta rabia se canalizara hacia una impugnación de cualquier forma de intervención estatal, incluida aquella a favor de los pobres y de las víctimas  más débiles del neoliberalismo.

Esto demuestra dos cosas. Una: que los consensos previos nacidos de una coyuntura puntual pueden llevar a caminos distintos. Dos: que sólo la acción coordinada de ciertas partes del movimiento dentro del movimiento puede acabar decidiendo su naturaleza a medio plazo. Quien adopte una actitud pasiva se convertirá en el objeto de las decisiones de los que adoptan una actitud activa. Es  un campo de lucha como otro cualquiera.

Estamos, por tanto, en un cruce de caminos. Por un lado hay tendencias que apuntan a convertír el movimiento en una oposición a la política sin más, es decir, a las posiciones defendidas por los círculos de la derecha , de la ultraderecha y de lo que algunos llaman con un poco de mala intención el “anarquismo burgués” (“fumo porros y lo que quiero es que “los políticos“ y el “Estado” me dejen en paz”)  En Madrid el grueso del movimiento no comparte este punto de vista, lo cual no quiere decir que no puedan ser arrastrados hacia él. Coy nos informa desde Murcia de que esta  posibilidad está muy viva por ahí. Resulta ingenuo pensar que un movimiento de tanta relevancia en pleno colapso de los pactos de la transición es dejado a su albedrío por los que toman las grandes decisiones. Esto no es abrazar una teoría de la conspiración, es mantener los ojos abiertos.

Es verdad, hemos perdido uno o dos meses de tiempo desde febrero. Esto es achacabe a nosotros mismos, probablemente a una parte de los que estamos intentando coordinar (o promover) todo esto. Sin embargo,  el 15-M les ha sorprendido y desbordado a todos, incluso a la gente que puso en marcha el DRY. Pero hay que dejar dos o tres cosas claras puesto que simplemente son ciertas.

A.) A nuestra asamblea de febrero acudió una buena parte de los iniciadores del movimiento DRY. Algunos de sus “dirigentes” se remiten aún a dicha asamblea como un hito importante en su propia evolución.

B.) En algunas provincias como Murcia miembros de las mesas han sido sus impulsores desde el principio. Nuestro apoyo a la iniciativa ha sido muy bien recibido por sus organizadores iniciales algunos de los cuales nos están pidiendo nuestra colaboración para darle al movimiento más coherencia.

C.) No somos nada a parte del 15-M sino que formamos parte de él. Esto no quiere decir que adoptemos una posición pasiva dentro de él.

Otra cosa: simplemente no es cierto –así me informa una de las personas que han estado desde la hora cero en esto- que haya una especie de estrategia diseñada a priori que luego “salió bien”. El movimiento está lleno de contingencias desde el principio y así seguirá siendo probablemente. Los medios han contribuido poderosamente a amplificar algunas se sus partes y a silenciar otras. Por ejemplo, lo de “Spanish Revolution” puede ser un slogan acertado, pero desde luego no ha sido lanzado por los que iniciaron el movimiento. No pasa nada pero hay que recordar que las “revoluciones naranjas” también son “revoluciones”. El compañero  Benjamín Balboa acaba de publicar un …

Continue Reading